Nuestra tarea: organizar, organizar y organizar

Acostumbrados al sindicalismo amarillo (también llamado patronal), hoy en día los trabajadores desconfían de las organizaciones laborales. No es culpa de la baja conciencia de los compañeros, sino consecuencia de la inacción, el quietismo e incluso la traición que les han profesado en el pasado.

El sindicalismo amarillo deja de lado a los trabajadores cuando son despedidos. Esta situación es más clara en los sindicatos de empresa (donde sólo se afilian trabajadores de una misma empresa), ya que el trabajador despedido deja de cumplir con la condición fundamental para su afiliación: laborar en la empresa. Como ese trabajador ya no aporta cuota sindical y tampoco vota en las elecciones de Directiva, no es extraño que históricamente haya sido abandonado. Ha ocurrido muchas veces en el pasado, y con mayor evidencia en períodos de despidos masivos.

La ANTEP rompe con la inercia del  sindicalismo amarillo y se constituye como una organización por rama de trabajo CLASISTA. Esto quiere decir que no aglutina a los trabajadores de manera utilitaria, sino que los organiza entendiendo que somos una clase social que sufre las desigualdades del sistema, y que la lucha del conjunto de la clase trabajadora unida es la única vía para garantizarnos el pan, la salud, la educación, el techo y una vida digna.

Bajo este precepto, la ANTEP no abandona a los trabajadores despedidos, por el contrario, los organiza para la defensa de sus derechos. La ANTEP entiende que no es la relación de dependencia ni el salario lo que define a una persona como proletaria, sino su posición en la sociedad, el hecho de que su única fuente de sobrevivencia es la venta de su fuerza de trabajo.

El trabajador despedido sigue siendo proletario; pasa a formar parte del enorme ejército industrial de reserva que necesita el capitalismo para mantener las condiciones de explotación de la mano de obra asalariada, para mantener el control social, el miedo en los trabajadores activos y presionar a la baja los salarios. Contra esto, la ANTEP organiza a ese ejército industrial para luchar contra la desigualdad, el abuso y la arbitrariedad. Por eso, hace pocas semanas, con la presencia de muchos compañeros que sufrieron el despido, la ANTEP ha constituido su sección de trabajadores despedidos.

La sección de despedidos luchará por liquidaciones justas de conformidad con la ley, pero también esperamos que será un ejemplo de unidad de la clase trabajadora, solidaridad y lucha.

Si quieres integrarte a la sección de despedidos, envíanos un correo electrónico a la dirección  antep@mailfence.com.

¡Organizarse es comenzar a vencer!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: